Jamón Ibérico Beneficios para la Salud

La degustación del jamón ibérico, además del placer que nos aporta su incomparable sabor y textura, tiene importantes efectos que benefician a nuestra salud.

Del consumo del jamón ibérico destacamos los siguientes beneficios para la salud:

  • El consumo de jamón ibérico tiene efectos ‘cardiosaludables’ debido a que las grasas del cerdo presentan una alta proporción de ácidos oleicos monoinsaturados. Este hecho provoca la aparición en sangre de colesterol bueno y reduce el nivel de colesterol malo. La reducción del colesterol disminuye la tensión arterial y minimiza el riesgo de padecer trombosis.
  • Bajo en calorías: el jamón ibérico es un producto bajo en calorías, que no provoca variaciones en el peso corporal y con gran valor nutricional.
  • Aporta proteínas de gran calidad debido a su alto nivel de aminoácidos esenciales. Las proteínas desempeñan un papel fundamental para el crecimiento del organismo y se encargan de realizar funciones inmunológicas y protectoras del organismo entre otras.
  • Efecto antioxidante: gracias el aporte de vitamina E al organismo, actúa como un excelente antioxidante y ayuda al sistema circulatorio.
  • Gracias a su riqueza en vitaminas del grupo B:
    • Ayuda al sistema nervioso (conducción de los impulsos nerviosos) (vitamina B1)
    • Favorece la transformación de alimentos en energía (vitamina B2)
    • Beneficia la conservación y reproducción de las células del organismo (vitamina B6)
    • Ayuda al crecimiento y desarrollo muscular y óseo de la persona y a combatir estados anémicos (vitamina B12)
  •  Aporta minerales como el hierro, zinc, cobre y fósforo, difíciles de incorporar en nuestra dieta de una forma regular.

Nuestros jamones ibéricos de bellota Lampiño aportan todos estos beneficios.

jamón ibérico beneficios para la salud jamon iberico bellota

Son jamones que proceden exclusivamente de cerdos ibéricos de raza pura, lo que da como resultado patas muy estilizadas y una mejor asimilación de los aromas y sabor de las bellotas que han comido, con altos porcentajes de grasas oleicas similares a las del aceite de oliva.

Los cerdos se crían en libertad durante la época de montanera, disponiendo para cada uno de ellos de una media de 3 hectáreas de dehesa en la que se alimentan única y exclusivamente de bellotas (de encinas, alcornoques, quejigos, robles y coscoja) y hierbas aromáticas, hasta el momento de sacrificio. Este sistema de crianza es la clave para conseguir una infiltración de grasa que distingue a estos productos únicos en el mundo.

Tras el proceso de salazón, artesanal y con sal marina, se lavan con agua de manantial y se curan lentamente, al estilo tradicional, en los secaderos de Trujillo, Extremadura, entre 24 y 36 meses.

Como resultado, se obtienen los productos más selectos orientados a los clientes más exigentes, a la charcutería especializada y alta restauración. Sólo hay disponible una cantidad limitada cada año.

Suscríbete y te mantenemos informado de las nuevas publicaciones
  1. (requerido)
  2. (requerido)
 

cforms contact form by delicious:days